La cerámica Siciliana, una explosión de color


Sicilia es bella por donde se la mire, como lo es toda Italia, plena de historias y leyendas. El arte en cerámica no escapa a ello.

Les traemos una hermosa leyenda sobre uno de los objetos decorativos, que hoy están de moda para los diferentes ambientes de la casa. Nos referimos a los jarrones “testa di moro” o “graste”.


Cuenta la historia que, en la ciudad de Palermo, en un barrio árabe, en medio del dominio de los moros, vivía una espléndida niña. La joven pasó sus días sola, cuidando con dedicación las flores y plantas en su balcón. Un día, un jóven moro que paseaba por allí vio a la niña cuidando las plantas de su balcón y cayó rendido ante su belleza. Sin dudarlo le declaró su amor y ella le correspondió. Aquel jóven escondió un gran secreto: su esposa e hijos lo esperaban en esa tierra a la que estaba a punto de regresar. Cuando la bella niña lo descubre. Cegada por la ira, aguarda a que llegue la noche y mientras su amado duerme lo asesina cortándole la cabeza. Ella quería que se quedara para siempre allí, entonces decidió convertir su cabeza en un objeto similar a un jarrón en el que sembró albahaca y lo colocó en su balcón.

La planta, regada cada día con las lágrimas de la joven creció y creció cada vez más exuberante.

Los vecinos, embriagados por el olor a albahaca y que miraban con envidia la planta hicieron macetas de terracota que reproducían la cara

del joven moro. De esta forma, en Cada balcón se exhibía las cabezas de moro, con orgullo, pero ignorando la historia de amor y pasión que ocultaba el modelo.



Dejando de lado la leyenda, que pone un toque de color adicional, debemos decir que la cerámica siciliana debe su origen a la llegada de los árabes a la región lo que dio un gran impulso al desarrollo y crecimiento del arte.

Los centros de producción de cerámica en Sicilia se encuentran en Santo Stefano di Camastra, en la provincia de Messina, Caltagirone, en la provincia de Catania, Sciacca y Sambuca di Sicilia en la provincia de Agrigento.



Otro típico objeto que podemos encontrar en la cerámica siciliana es el cono de pino. Estos los podemos ver en los pilares colocados en la entrada de las casas, en los balcones o dentro de las habitaciones. 
El cono de pino es un símbolo antiguo que podemos encontrar en el antiguo Egipto, en Babilonia y en Grecia como una imagen de lo divino y de la inmortalidad. Representa la fuerza de la vida, la eternidad la fecundidad y la fuerza generativa de la vida. 

El arte en cerámica es otra de las características de la región y que es muy interesante descubrir e incluso llevar como souvenir.



 

Sobre nosotros

Somos Walter y Valeria, una pareja nómada Italo-Argentina. Dejamos atrás una vida acomodada y decidimos salir de nuestra zona de confort, para disfrutar de nuestras pasiones. Habíamos vivido casi medio siglo cuando tomamos la decisión, ahora, esperamos vivir la otra mitad viajando.

 

Seguir leyendo

 

Contacta con nosotros

© 2020 by Going Places. Proudly created with Viajar Aquí y Ahora

Únete a nuestra lista de correo

  • YouTube - círculo blanco
  • White Facebook Icon
  • Tik Tok