El Valle de Noto y el barroco tardío. Patrimonio de la Humanidad.

El valle de Noto es una zona ubicada en el sureste de Sicilia, Italia. Su nombre de origen árabe corresponde a uno de los tres valles de la antigüedad: Noto, Mazara y Demone.

Con el terremoto del año 1693, toda la zona fue dañada gravemente, ello llevó a la reconstrucción de las ciudades de la región utilizando el modelo estilístico predominante de la época. La arquitectura, la planificación urbana y la decoración de los palacios constituyen el culmen y uno de los últimos períodos de florecimiento del Barroco en Europa, dando origen al denominado Barroco Siciliano.

Los arquitectos dejaron volar su imaginación y utilizaron la experiencia constructiva en el resto de Europa en los años precedentes. Junto a los artesanos cambiaron el aspecto de las ciudades. No se dedicaron a reparar los daños del terremoto sino directamente a construir nuevas ciudades que respondían a las grandezas del poder con las limitaciones de las exigencias de los barones y obispos.

Una característica muy particular es la ornamentación de las fachadas con formas grotescas, rostros de hombres y animales.

Las ciudades incluidas en el valle de Noto son: Noto, Palazzolo Acreide, Scicli, Modica, Ragusa, Militello Val Di Catania, Caltagirone, Catania.

En el año 2002 el sitio, en su conjunto fue declarado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO.